El cardenal George Pell, también encargado de las finanzas del Vaticano, ha sido acusado de abuso sexual. Pell tendrá que declarar ante un juez en Melbourne (Australia) para demostrar su inocencia, pues así lo ha confirmado públicamente a través de una rueda de prensa que se llevó a cabo la mañana de hoy a las 8.00, en la que rechazó las acusaciones por las que ha estado siendo investigado desde hace dos años. “La idea de abuso sexual me parece abominable”, declaró ante las cámaras. Aseguró que cuenta con el apoyo de la iglesia y del papa Francisco.

La iglesia da fe de su inocencia y le ha concedido el tiempo para atender personalmente dichas acusaciones, y no ha pedido su renuncia.

El cardenal dijo que sus conversaciones con el papa han sido frecuentes y que han acordado que limpiará su nombre en Australia para poder volver a Roma y seguir trabajando.

Las acusaciones de refieren a dos etapas en concreto: mientras fue sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y cuando funcionó como arzobispo en Melbourne (1996-2001), ambas en el Estado de Victoria.

Quizás te pueda interesar:  La conmovedora historia tras los Paralímpicos Rio 2016