Denuncian estafa millonaria en Bucaramanga por invertir con moneda virtual Bitcoin

0
233

Una investigación de vanguardia.com: 

Con la ilusión de duplicar sus ahorros, Carolina Amorocho entregó en Bucaramanga cerca de $5 millones a Gladiacoin, un ‘club de inversión’ que realizaba negocios con la moneda Bitcoin y prometía ganancias en menos de dos meses.

Al momento de ingresar al negocio en internet, Amorocho solo contaba con $3 millones en efectivo, por lo que decidió pedir un préstamo por $2 millones para que su ganancia aumentara. Sin embargo, en la fecha en la que debía recibir su primer pago, el dinero nunca llegó por parte de Gladiacoin.

“Decidí pedir dinero prestado porque hablé con gente que ya había invertido entre $50 millones y $100 millones. Ellos estaban contentos. Ya les habían enviado cinco pagos. Eso me dio confianza. ¿Si alguien arriesga $100 millones yo por qué no puedo arriesgar los millones que no tenía?”, afirmó a Vanguardia.com Carolina Amorocho.

Sin ahorros ni ganancia pero con una deuda, Carolina se encuentra en una encrucijada para recuperar su dinero. Esta bumanguesa no sabe si existe un mecanismo legal que la ampare. ¿La razón? El Banco de la República no considera al Bitcoin como una moneda. Además, no existe ninguna entidad en Colombia que vigile, invierta, intermedie ni opere con esta divisa de internet.

¿Qué es un Bitcoin?

El Bitcoin es una moneda totalmente virtual, lo que implica que no se imprime ni se intercambie en billetes o monedas metálicas. Es una transacción, una cifra en bases de datos, que no está sometida al aval de un gobierno ni a intermediarios, tal y como explica la página oficial de la divisa.

Como no necesita de bancos las comisiones o los cobros por manejos son mucho menores y en algunas ocasiones inexistentes. Hay diferentes casas de cambio en internet donde puede comprar o vender bitcoins con dólares, pesos o cualquier otra moneda oficial.

Los bitcoins que una persona posee se guardan o depositan de forma virtual en un monedero digital que puede ser monitoreado en cualquier ordenador o dispositivo móvil con acceso a la red. Por lo tanto, pagar cualquier servicio con esta moneda es tan sencillo como enviar un mail.

Esta divisa, que nació anónimamente en 2009, ha ganado popularidad con el pasar del tiempo, en parte porque famosos como Bill Gates, Al Gore, Ashton Kutcher, Julian Assange, Warren Buffett y Richard Branson son asiduos usuarios de la moneda. Incluso gigantes electrónicos como Microsoft y Dell reciben bitcoins como forma de pago.

De acuerdo con diferentes conversores de divisas en internet, en la actualidad un bitcoin tiene un valor de 2570 dólares, cerca de 7 millones 800 mil pesos colombianos.

¿Cómo funciona Gladiacoins y qué salió mal?

Antonio Mejía, un diseñador de Bucaramanga con 31 años, conoció Gladiacoin por medio de una persona que hacía las veces de reclutador o líder de la empresa. Él le explicó las supuestas ventajas que podría obtener si invertía en esta moneda en internet. Sin embargo, tales argumentos no fueron la razón que convenció de invertir a Mejía.

“Había leído sobre las bitcoin y todo es muy legal con esa moneda. Ya sabía cómo funcionaba y cómo había incrementado su valor. Cuando me llegó la invitación del reclutador lo pensé dos veces. Me dije: ‘de eso tan bueno no dan tanto’. Pero cuando un familiar, que es administrador de empresas con años de experiencia, decidió invertir ahí sí me arriesgué”, contó a Vanguardia.com.

De acuerdo con Carolina Amorocho, su reclutador le dijo que la empresa funcionaba en varios países de Latinoamérica y que el gerente se encontraba en Puerto Rico. El negocio que le plantearon a la bumanguesa tenía que ver con la compra y venta de bitcoins que, como cualquier divisa, genera ganancias (o pérdidas) dependiendo de la tasa cambiaria que aplique cuando se haga el canje.

Quizás te pueda interesar:  VENEZUELA: Continúan las marchas este miércoles

Con el valor del bitcoin en aumento, la inversión estaba casi que asegurada, toda vez que lo invertido el primer día aumentaría su valor cerca del 2% diario, según datos expuestos por el ‘líder’ a Carolina.

El reclutador también le comentó a Amorocho que Gladiacoin, al ser una empresa multinacional, se evitaba grandes gastos al funcionar exclusivamente vía internet, lo que entre otras cosas le permitía al supuesto dueño de la empresa vigilar constantemente sus negocios y los de sus socios desde su lugar de residencia.

Además, el líder le mostró el celular de última gama y un reloj inteligente que supuestamente pudo comprar con las ganancias totales que su inversión le dio en menos de 60 días.

“Él me dijo que la empresa era cautelosa y no prometía mejores ganancias porque hay que ser realistas. Me comentó que a veces el bitcoin baja y eso modifica el lucro, pero que en las cuatro veces que él había invertido había logrado su ganancia en dos meses o menos. Así lo convencen a uno. Básicamente le dicen que la empresa está bien constituida, que tiene negocios en todo el mundo y que invertir con ellos no es un privilegio sino una opción que uno sabiamente decide si la aprovecha”, explicó Carolina Amorocho, quien ejerce como auxiliar de farmacia.

De acuerdo con esta bumangueses que perdió su dinero, Gladiacoin no era una pirámide en la que una persona gana solo por las otras personas que remita al ‘negocio’. Los líderes explicaban que sí se entregaba dinero si un inversor traía a otro, pero que era una ganancia extra, diferente a lo que iba a ganar fijo con la inversión en la moneda virtual.

Como muchos colombianos, Antonio Mejía sacó sus ahorros y decidió invertirlos. Consignó $7 millones a la página web de Gladiacoin el pasado 6 de junio y recibió, en su billetera virtual, cerca de 0.9 bitcoins. El llamado ‘club de inversión’ le prometió que el lunes 20 de junio le consignaría un porcentaje de su dinero, que correspondería a cerca de $1 millón 200 mil, y así todos los lunes hasta completar su ganancia.

“En ese momento un bitcoin costaba cerca de $9 millones. La idea era que como mínimo yo ganaba otros $7 millones, pero me dijeron que podría ser más dinero si la divisa subía. Me consignaron el primer millón pero el bitcoin comenzó a bajar. Mucho. Cuando vi que la moneda perdió cerca de $2 millones, empecé a dudar. Llamé al reclutador y él me dijo que eso no modificaba la inversión, que simplemente me iba a demorar una o dos semanas más en obtener la ganancia total”, comentó el diseñador.

Quizás te pueda interesar:  Andry Estupiñan, finalista en la XXX edición del Concurso Hatoviejo

Esta historia es similar a lo que le ocurrió Gloria Porras*, de 50 años, quien decidió invertir $2 millones. Su hija, María Elvira Cruz*, aseguró a Vanguardia.com, que “mi mamá se dejó convencer al ver qué un amigo de la familia invirtió y le fue bien. Le pagó personalmente al ‘líder’ y las bitcoins quedaron registradas en el monedero virtual. Pero el 27 de junio pasado, que era el primer día de pago, la plata no llegó”.

Tal y como le pasó a Gloria Porras, Carolina Amorocho yAntonio Mejía, debieron recibir dinero el pasado martes 27 de junio, pero nunca fue consignado. Al día siguiente, la página web de Gladiacoin ya no existía. Para completar su incertidumbre, los respectivos reclutadores dejaron de contestar llamadas y mensajes. Nadie daba razón de los millones de pesos invertidos.

Como todas las transacciones con Bitcoins se hacen vía internet, Gladiacoins nunca tuvo sede física en Bucaramanga y como los bumangueses afectados solo se hablaron con los llamados reclutadores no saben a quién deben demandar.

De acuerdo con Carolina, Gladiacoin aseguraba tener 300 mil usuarios en el mundo. De esos, el 30% eran inversionistas de Colombia. Es decir que si los datos son verdaderos, el ‘club de inversiones’ en el país dejó cerca de 90 mil estafados.

“A mí me dijeron que el 20% de los colombianos que hacían parte de Gladiacoin eran de Santander. ¿Se imagina? Casi 18 mil santandereanos están como yo. Y lo peor es que no sabemos qué hacer legalmente”, explicó Carolina Amorocho.

bitcoin

Más bumangueses afectados

Daniel Pinzón y Henry Mantilla* se enteraron del ‘club de inversores’ e inmediatamente supieron que se trataba de un negocio ilegal. Sin embargo los dos bumangueses decidieron invertir esperando obtener dividendos antes de que la pirámide se cayera.

“Sabía cuál era la estafa pero como Gladiacoin llevaba funcionando solo seis meses pensé que era la oportunidad de duplicar mis ahorros antes de que se cayera. Invertí $15 millones y alcancé a recuperar tres. No me vi tan afectado porque gracias a Dios tengo varios ingresos, pero sí hay gente que ha sacado prestamos para ganar más dinero”, comentó Pinzón.

Lo mismo opina Mantilla, quien aseguró que no le gusta el dinero fácil pero cuando se enteró de Gladiacoin supo que no podía dejar pasar la oportunidad. Cuando un amigo “dueño de restaurantes en Bucaramanga invirtió, me dio la confianza de hacer lo mismo. Estaba seguro de que iba a invertir para ganar algo. Pero cambiaron las políticas y se fue desvaneciendo la organización. Perdí $5 millones”.

¿Se puede recuperar el dinero?

De acuerdo con la Superintendencia Financiera, mediante la Carta Circular 52 de 2017, corresponde a cada persona “conocer y asumir los riesgos inherentes a las operaciones que realicen (con monedas virtuales), pues no se encuentran amparadas por ningún tipo de garantía privada o estatal”.

Además la Superfinanciera señaló que no ha autorizado a ninguna entidad vigilada para custodiar, invertir, intermediar, ni operar con tales instrumentos.

Pese a que no existe alguna entidad que vigile los negocios con el Bitcoin, una fuente de la Fiscalía, que pidió la reserva de su nombre, le aseguró a Vanguardia.com que los usuarios de Gladiacoin pueden denunciar a sus ‘reclutadores’ por estafa pero que es probable que su dinero no pueda ser recuperado.

Quizás te pueda interesar:  Últimos días, trágicos en Bucaramanga

También podrían denunciar a dichos reclutadores por captación ilegal de dinero, acción que tiene consecuencias penalescomo 20 años de prisión, no solo para quienes organicen estos negocios, sino para quienes los promuevan, explicó la fuente.

Esto mismo opina el ingeniero de sistemas y docente de administración de negocios internacionales en la Universidad Pontificia Bolivariana en Bucaramanga, Jaime Enrique Sarmiento Suárez.

“Será muy difícil que los estafadores se enfrenten a la ley colombiana o que devuelvan el dinero captado porque generalmente las personas que reclutan se cambian del nombre, nunca dan datos personales y cuando pueden se ‘vuelan’ o se hacen las víctimas. Es difícil tratar de ejecutar una acción legal contra gente fantasma”, comentó Sarmiento

Precauciones

La Superintendencia Financiera pidió cautela al momento de invertir, sobre todo después de que se han conocido más casos de estafas con la moneda virtual en Colombia.

Al respecto, Darwin Cárdenas, director de inversiones en Gobal Capital Management, afirmó que se debe tener en cuenta dos metodologías del sistema de captación ilegal: “dudar cuando prometen rentabilidades fijas mensuales superiores a 5% y si como requisito de vinculación piden llevar dos o más nuevos inversionistas para crear la red”.

Además expertos en trading, aquellos que realizan compra y venta de instrumentos financieros en los mercados bursátiles, recomiendan:

-Siempre invertir sin intermediarios. Vale la pena aclarar que el Bitcoin es una transacción peer 2 peer (de igual a igual) lo que significa que se hace negocios con una sola persona.

-Los estafadores crean una web en las que presentan una inversión segura y muy lucrativa. Comprar bitcoins es como comprar dólares. Ningún experto en trading recomienda invertir en aquellos negocios con ganancias exorbitantes.

-Como en cualquier negocio, invertir en bitcoin tiene riesgos, por eso es recomendable invertir aquello que uno no está necesitando. No sacar préstamos.

-Si es nuevo en invertir con bitcoins lo mejor es que revise de principio a fin la página web oficial de la divisa.

-Usar dispositivos electrónicos que no estén conectados a internet para guardar a largo plazo los bitcoins para que estén seguras de algún ataque cibernético.

*Vanguardia.com cambió el nombre a petición de los entrevistados.

vanguardia.com