En la madrugada del primero de febrero pasado se instauró ante la Fiscalía una denuncia que relaciona a varios jugadores de Santa Fe con un posible caso de abuso contra una trabajadora sexual.

El diario El Espectador publica este viernes que los hechos habrían ocurrido en la noche del 31 de enero de este año, cuando los jugadores celebraban en el hotel Dann Carlton, en el norte de Bogotá, el título de la Superliga que el equipo cardenal le ganó al Independiente Medellín.

En la denuncia de la trabajadora sexual, según lo reseña el diario, dijo que aceptó tener relaciones con el jugador Carlos Mario Arboleda, quien le pagó por sus servicios, y posteriormente, cuando estaba nuevamente en la fiesta, otro jugador -cuyo nombre desconocía-, le ofreció 500 mil pesos por estar junto a ella.

Cuando estaban en una habitación en ese segundo encuentro otros seis jugadores tocaron a la puerta y el deportista que le pidió su compañía abrió y dejó pasar a sus compañeros, quienes habrían señalado que querían hacer parte del encuentro sexual.

“Ella estaba desnuda y les dijo que no, pero el futbolista que estaba con ella intervino para decir: “Háganle, aprovechen”, dice El Espectador.

Quienes entraron a la habitación tuvieron relaciones con la mujer sin su consentimiento y no la dejaban ir. Luego, el segundo jugador que la llamó a ese encuentro no le pagó. Y aunque alcanzó a llamar a quien la contactó para la fiesta, esa persona le dijo que llamara a la Policía.

César Pastrana, presidente del Santa Fe, dijo en una entrevista con la W Radio que “estamos sorprendidos con esta situación”.

Quizás te pueda interesar:  Festiorquestas: La mejor pista para melómanos y bailadores

Añadió que no tenía ningún tipo de conocimiento del tema, y que nunca recibió, de alguna autoridad o de particulares, denuncias en este sentido. También negó, como lo indican algunas versiones, que el club hubiese negociado con la víctima que hizo la denuncia ante la Fiscalía. “Nunca, nunca, nunca”, aseguró.

Carlos Mario Arboleda también habló en La W Radio. Dijo que estuvo en el hotel, el día en que ganaron la competencia, y ahí cenó con su familia, pero negó que estuviera en una fiesta. “No me gustan las fiestas, no me gustan para nada”, añadió.

El jugador señaló, además, que tendrá una reunión con el presidente del club el lunes.

Fuente: http://www.eltiempo.com