Las autoridades islámicas han llamado a las mezquitas de Jerusalén a cancelar sus sermones el viernes (día de descanso musulmán) e instado a rezar cerca de la Explanada de las Mezquitas, en rechazo a los detectores de metales instalados por Israel tras el ataque del viernes.

El Waqf (autoridad islámica jordana, que gestiona la Explanada), las Cortes Sharía, el ministro palestino para Asuntos de Jerusalén, Adnan Huseini, y distintos líderes musulmanes y cristianos han llamado a una protesta masiva el viernes para que cientos de personas se acerquen a la Ciudad Vieja, informó hoy la agencia de noticias oficial palestina Wafa.

El sindicato de periodistas palestino también ha pedido a los medios que se hagan eco de la situación en el complejo, sagrado para musulmanes y judíos, y han pedido que las televisiones reserven dos horas de sus espacios informativos mañana para hacer un seguimiento de lo que está ocurriendo.

Decenas de personas volvieron a rezar hoy en el exterior de la ciudad amurallada, como la joven Leila Ramalawi, de Jerusalén, que por cuarto día rechazó cruzar las puertas metálicas.

La Policía cargó después del rezo contra los manifestantes y retuvo a uno de los asistentes, según pudo comprobar Efe.

El portavoz policial precisó que “se limpió el lugar” después de los disturbios y aseguró que no hubo heridos.

“Estamos en contacto con las autoridades jordanas y esperamos que el rey Abdalá II medie, como último responsable de estas zona”, declaró a un grupo de periodistas el director de Al Waqf, Azam Jatib, e instó a Israel a que cancele las medidas de seguridad tomadas desde el pasado viernes tras el ataque.

Quizás te pueda interesar:  Diana se sigue vengando de Carlos de Inglaterra, según su biógrafo

La convocatoria de protesta hoy en Ramala, convocada por el partido nacionalista Al Fatah, que llamó a un “Día de la Ira”, tuvo escaso seguimiento, incluso por parte del gobierno palestino, del que solo acudió un ministro, el de Sanidad, Jawad Awad.

Sermon

“Poner detectores de metales en Al Aqsa es parte de la estrategia israelí para cambiar la situación histórica de Jerusalén. Nos negamos a que la gente atraviese esas puertas para rezar (…), las quitaremos, aunque sea a la fuerza”, declaró el miembro del Comité Central de Fatah Jamal Muhesen a Efe durante la manifestación.

Otro miembro relevante del partido, Sultan Abu Enen, añadió que “Cisjordania debe arder contra los israelíes”.

La Explanada de las Mezquitas es el tercer lugar más santo del islam, denominado por los musulmanes Noble Santuario, y alberga la Mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca.

Es además el lugar más sagrado para el judaísmo, que lo denomina Monte del Templo, y tiene a sus pies el principal lugar de culto judío, el Muro de las Lamentaciones.

Israel impuso nuevas medidas de seguridad, incluidos los arcos, tras un ataque el viernes en el que tres atacantes mataron a dos policías (todos ellos árabe israelíes) antes de ser muertos por las fuerzas de seguridad israelíes.

caracol.com.co