La policía de Suecia comenzó hoy a asistir a las autoridades danesas en la búsqueda de una periodista sueca desaparecida el pasado viernes cuando entrevistaba en su submarino de fabricación casera a un inventor danés, en prisión preventiva y sospechoso de homicidio.

La colaboración se limita de momento a recoger testimonios de personas que pudieran haber visto el submarino, que navegó por el estrecho del Sund -que separa a ambos países- por la noche y no fue avistado hasta la mañana del viernes en Køge (sur de Copenhague), horas después de que fuera denunciada la desaparición de la periodista.

“Sabemos que durante el fin de semana y el comienzo de ésta la corriente se ha dirigido hacia el lado sueco, así que si hay un cuerpo en el agua, debería haberse movido hacia Suecia”, declaró hoy el comisario Mattias Sigfridsson, de la policía de Malmoe (sur de Suecia), durante una conferencia de prensa.

Peter Madsen, un conocido inventor danés de 46 años, aseguró haber desembarcado a Kim Wall, periodista sueca de 30, dos horas después del inicio del viaje en una isla del puerto de Copenhague, aunque luego cambió su declaración inicial en una vista celebrada a puerta cerrada por secreto de sumario.

La policía ha finalizado las pruebas técnicas y la inspección del submarino UC3 Nautilus -de casi 18 metros de largo y 40 toneladas-, pero solo ha confirmado que fue hundido de forma deliberada por Madsen, quien había culpado inicialmente del suceso a un problema en el tanque de lastre.

El submarino partió del puerto de Copenhague el jueves por la tarde y gracias a los testimonios y fotos aportadas por la ciudadanía (unos 300 ya en total), se ha podido recomponer a grandes rasgos su recorrido durante la hora y media posterior a su salida.

Quizás te pueda interesar:  Los youtubers que más ganaron en 2016

Pero la única información existente entre ese momento y su aparición al día siguiente es el relato de un marinero de un barco de carga, que esa medianoche estuvo a punto de chocar con el UC3 Nautilus en la zona sur del estrecho, que sobrevuelan estos días aviones daneses.

Madsen es una figura conocida en Dinamarca por sus diseños de submarinos y por ser el cofundador de la firma Copenhagen Suborbitals, creada en 2008 con el objetivo de lanzar algún día al espacio monoplazas tripulados y que ya ha hecho despegar con éxito varios cohetes experimentales sin personas a bordo.

“Cohete” Madsen, como le llama la prensa danesa, se enemistó hace tres años con el otro fundador, el arquitecto Kristian Bengtson, y dirige desde entonces otro proyecto con el mismo objetivo.