A nivel nacional y regional, la tendencia ante el embarazo en adolescentes es de reducción, pero en Bucaramanga el número de partos en menores de 14 años no es alentador y por eso se están activando las rutas de protección.

“Con base en la Ends, Encuesta Nacional de Demografía y Salud, realizada en 2015 y que se publicó hace dos meses, la tendencia general de embarazos en menores de edad es a disminuir, encontrando que Bucaramanga pasó del 19% al 17%, cuando la meta es del 15% en edades de 15 a 19 años y de 0% (cero tolerancia) en menores de 14 años. Por su parte, Santander pasó del 21% al 19%”, aseguró Paola Andrea Soto Grimaldos, referente de sexualidad de la Secretaría de Salud de Bucaramanga.

Pese a eso, en la capital santandereana aún se registra que una de cada cinco adolescentes ha estado embarazada y una de cada tres quien lo ha estado vuelve a ‘quedar encinta’ durante el próximo año o en los dos siguientes, principalmente antes de los 20 años.

“El Ministerio nos pide que haya cero tolerancia a embarazos de 0-14 años y en Bucaramanga eso no se cumple, sino por el contrario la tendencia es de estabilidad o al aumento, registrando hasta el 2015 unos 55 partos en menores en ese rango de edad y por eso estamos activando las rutas de protección para controlarlo y cumplir la meta del 15% en edades de 15-19 años”, agregó Soto Grimaldos.

Acciones específicas

La semana anterior se reunieron con las directivas de la ESE Isabu, con el fin de crear estrategias para acompañar a las adolescentes hasta el momento en que puedan decidir a conciencia sobre su cuerpo (19 años).

Quizás te pueda interesar:  FARC propone zonas especiales de paz para guerrilleros

“En el Isabu nos demostraron que con relación a ocho años atrás, ha aumentado la aplicación de métodos anticonceptivos de larga duración, pasando de 15 implantes en el brazo al mes o menos, a cerca de 40 por mes, pues en lo corrido de 2017 se han realizado 300 implantes de los mismos. Reforzando esta estrategia y con más campañas de concienciación esperamos cumplir las metas a mediano plazo”, concluyó la funcionaria.

Información clave

En la misma encuesta, se muestra que la prevalencia de la maternidad en la adolescencia disminuye al mejorar las condiciones socioeconómicas como urbanización, educación, riqueza y desarrollo, pues el porcentaje de adolescentes embarazadas de 15 a 19 años en nivel bajo de riqueza es 5.8 veces de quienes tienen más poder adquisitivo y que las menores que cuentan con solo educación primaria, resultan embarazadas 5.2 veces más de quienes han tenido educación superior. “La evidencia científica nos dice que las personas informadas son personas protegidas y por eso entre más información, acompañamiento para crear su proyecto de vida y toma de decisiones, se pueda ofrecer a los menores, mejor va a ser su autocuidado”, argumentó Soto.

vanguardia.com