Hay que remitirse hasta el 15 de diciembre de 1996 para encontrar la última victoria oficial de Colombia en territorio venezolano (3-0).

Este lejano antecedente se suma al parejo historial entre la Vinotinto y la Tricolor: cuatro triunfos para cada uno y dos empates en los últimos 10 juegos.

Una balanza que se inclinará en el partido que disputarán hoy, a las 4:00 p.m. en el Polideportivo de Pueblo, San Cristóbal (estado de Táchira, fronterizo con Colombia), por la fecha 15 de la Eliminatoria rumbo al Mundial de Rusia del 2018.

Será un encuentro particular: es un clásico regional, el elenco rival ha evolucionado y la situación social y política del país vecino de tensión contrasta con el furor que a esta hora se vive más allá de la frontera.

El pasado 11 de junio, Venezuela vivió la mayor alegría en las canchas de su historia. Rafael Dudamel, seleccionador de la Mayor, guió a 23 jóvenes para ser el subcampeón Mundial sub-20 en Corea del Sur.

Además, ese fútbol se ha enriquecido al tener posicionados varios de sus representantes en el fútbol europeo. De esta convocatoria de 30 jugadores (ver lista), 10 hombres juegan en ligas del Viejo Continente.

Sergio Herrera, exdelantero de la Selección Colombia y del Deportivo Táchira, cree que el crecimiento del fútbol venezolano se debe a la confianza que le están brindando al futbolista joven.

“Con la regla del sub-19 (se debe tener un jugador menor de 19 años durante los 90 minutos en el torneo doméstico; o si se cambia, debe ser por alguien de igual o menor edad) se ha impulsado el desarrollo de los juveniles porque les da rodaje profesional”, dice.

Esto beneficia a los semilleros y, al rendir frutos en certámenes como el de Corea, hace que los elencos europeos se fijen en el venezolano.

Quizás te pueda interesar:  VENEZUELA: Jóvenes que han muerto a causa de arma de fuego en protestas

Dudamel, el gestor de la renovación

Un aspecto que complementa el accionar de los juveniles es que en la Selección encontraron un director técnico que les brinda la oportunidad como lo es Rafael Dudamel.

El exarquero, quien pasó 13 temporadas en el fútbol colombiano y atajó 54 encuentros para la Vinotinto, se preocupó por amalgamar los productos de la cantera (divisiones inferiores) e irlos acercando al combinado absoluto para que compartan con históricos como Tomás Rincón y Salomón Rondón.

Esto lo comparte el entrenador colomboargentino Óscar Héctor Quintabani. “Dudamel siempre ha tenido un perfil fuerte, de alta autoestima, y comenzó trabajando por donde era -clubes, selecciones juveniles y la Mayor- y en todos sus periodos se ha caracterizado por contagiar ese entusiasmo ganador”.

Rafael ha dirigido nueve encuentros de la Mayores, con dos victorias, cuatro empates y tres derrotas. No obstante, explica Quintabani, el plan es clasificar al Mundial de 2022.

¿Por qué se juega la vida con colombia?

Toda la evolución de la escuadra patriota se suma al sabor especial que existe cuando se enfrentan al seleccionado colombiano. Como lo explica Luis Alfonso “Bendito” Fajardo, gloria del fútbol nacional, es un clásico para ellos.

“Durante muchos años, nosotros hemos mirado por encima del hombro a Venezuela, mientras que ellos juegan ese partido como su clásico, le ponen el alma y, por eso, nos terminan superando”.

Por tema de cercanía geográfica y social, los del vecino país sienten que su gran rivalidad se hace con los cafeteros. Aún así, como la historia de los nacionales es más nutrida en el ámbito internacional, se tiende a menospreciar a los vecinos, de acuerdo con lo expresa Hugo Gallego, entrenador antioqueño.

Quizás te pueda interesar:  El Papa Francisco visitó el campo de refugiados de Lesbos

Colombia debe ser fiel a su esencia

Colombia debe apelar a dos cosas para plantear un duelo positivo: no perder su esencia y respetar a un rival que, a pesar de estar eliminado de Rusia-2018, va a salir a luchar con arrojo.

“Aunque hay que tener profundo respeto por su crecimiento, la Selección es superior a los venezolanos en funcionamiento y nombres, por lo que debe ser fiel a su identidad y trayectoria”, apunta Gallego.

Similar percepción tiene Juan Carlos Álvarez, director técnico de Leones FC, quien opina que la calidad de jugadores es mayor en los criollos.

“Tenemos futbolistas más posicionados que hace seis años cuando nos empataron en Barranquilla (1-1), además de hombres en los mejores clubes del mundo y que vienen rindiendo”.

image_content_29359653_20170830194624

¿Pesará la situación política y social?

Una de las dudas que rodean al duelo de esta tarde es el impacto que pueda tener el espectáculo deportivo con el tema social, político y económico que vive Venezuela.

Incluso, se llegó a hablar de restricciones a la prensa internacional y amenazas de seguridad a la delegación cafetera, aspecto que ya fue desmentido por el departamento de Prensa de la Federación Venezolana de Fútbol.

Aún así, cuenta Sergio Herrera, que hasta hace seis meses hizo parte del Deportivo Táchira de ese país, el fútbol sí se ha visto afectado con la problemática mencionada.

“Aunque el fútbol les sirve de distracción y el profesional goza de ciertas facilidades, no se puede tapar el dedo con un sol; este tema influye bastante, solo hay que verlo en la reducción de espectadores”.

Sin embargo, agrega Herrera, el evento de esta tarde tiene condiciones especiales que permiten creer que todo transcurrirá con normalidad: es un partido del seleccionado y Colombia es atractivo para los seguidores de la Vinotinto.

Quizás te pueda interesar:  MINTRABAJO: No es cierto que empleados tendrán dos días más de vacaciones

En cuanto al impacto que puede tener en los futbolistas locales, el extécnico de Rionegro Águilas, Óscar Pérez, dice que la ventaja es que la mayoría juega por fuera del país (20 de los 31 citados). “Tuve la oportunidad de compartir con varios venezolanos y ellos dicen que, aunque les duele la situación de su país, el fútbol es un oasis”.

En el país vecino hay ambiente de fútbol

Rosalinda Hernández, periodista independiente radicada en San Cristóbal, cuenta que la ciudad está viviendo una “auténtica fiesta del balompié”.

El Polideportivo de Pueblo Nuevo tiene capacidad para 38.700 espectadores y, hasta anoche, se había reportando una venta del 95% de la boletería, repartida entre 28.000 habitantes venezolanos y 10.700 provenientes de Colombia.

Además, 5.000 funcionarios de seguridad, y una fuerte escolta al combinado que actúa como visitante, se encargarán de brindar las garantías para un clásico que se presenta con un sabor especial. Una página nueva en la historia de estos dos vecinos futboleros .

elcolombiano.com