Una mesa de madera los salvó de que la puerta se desprendiera y los vientos y el agua arrasaran con toda su casa.

Alita Singh se había encerrado en el baño de su apartamento junto a su novio desde la medianoche del martes. Decidieron que lo mejor era atrincherarse allí hasta que pasara la tormenta.

Cuando en la isla de San Martín comenzó el azote del huracán Irma, que ha causado destrucción en otras islas del Caribe, la pareja escuchaba el estruendo del viento y al rato el agua empezó a colarse por debajo de la puerta del baño.

Ahí fue cuando tomaron una decisión que quizá con cabeza fría no hubiese sido razonable, pero que Singh dice les salvó la vida.

Su novio salió corriendo de la habitación y buscó una mesa de madera que usaban en el patio y que habían entrado al apartamento por precaución.

Pese a la fuerza del viento, que irrumpió en su casa hasta arrancar el techo, logró volver al baño y puso la mesa como una barricada para bloquear la puerta.

Alita SinghDerechos de autor de la imagenCORTESÍA ALITA SINGH
Image captionSingh perdió su casa, pero se siente agradecida de estar viva.

“Una enorme bomba”

Allí se quedaron hasta las 10 de la mañana del miércoles, cuando la lluvia perdió fuerza y finalmente pudieron salir a ver lo que quedaba.

“Si puedo describirlo, es como si alguien hubiese lanzado una enorme bomba y todo hizo implosión“, le dice la periodista de 37 años a BBC Mundo.

La presión del viento fue tan fuerte que arrancó el techo de su casa. Cuando se asomó a la calle, lo que vio solo la dejó agradeciendo estar viva.

Quizás te pueda interesar:  Policía iniciará "ofensiva de 100 días" contra el crimen organizado

“Los edificios estaban derribados, vi zonas completas arrasadas. Pensé en que esto es lo que debió ver la gente al salir de sus casas durante la Segunda Guerra Mundial”.

Singh vive en la parte holandesa de la isla de San Martín, en donde al menos una persona falleció tras el paso de Irma. En el lado francés se han reportado al menos cuatro muertes. El 95% de la isla está destruida, según las autoridades.

Huracán Irma: predicción de lluvias

Sin electricidad ni agua potable y con “muy poco diesel”, Singh dice que hay que sumar otra nada menor preocupación: el huracán José, que se aproxima en la categoría 3 al Caribe.

“Como no hay comunicaciones, están todos tratando de decirse boca a boca que hay un segundo huracán viniendo“.

La historia de Alita Singh es como la de otros cientos de miles de personas que sobrevivieron el feroz paso de Irma, aunque perdieron sus hogares y ya no tienen a dónde ir a trabajar.

“Apenas habitable”

Como en San Martín, en la isla de Barbuda, los daños fueron casi totales.

El primer ministro del archipiélago de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, dijo que las inundaciones afectaron a la mayor parte del territorio de la isla y que cerca del 95% de los edificios presentan destrozos.

“La isla está literalmente bajo el agua. De hecho, soy de la opinión que, como está ahora, Barbuda es apenas habitable“, afirmó después de sobrevolar el territorio.

Algunos residentes de la isla hablaron de su experiencia durante el huracán como algo “sacado de una película de terror”.

Quizás te pueda interesar:  Así se vivió la Lectura del Bando

“La gente corría de casa en casa, teníamos carros volando por encima de nuestras cabezas“, le dijo a la BBC una residente de Barbuda.

“La gente estaba literalmente amarrándose a los techos con cuerdas”, añadió.

Uno de los bomberos del territorio describió cómo se aventuraron a rescatar a un niño de tres años pese a que el techo de su estación se acababa de desprender.

“Nos dijimos: ‘tenemos que rescatar a ese niño'”, dijo.

“Tomárselo más en serio”

En otras islas del Caribe, como Puerto Rico, el impacto de Irma no fue tan severo, aunque causó estragos.

Según Nereida Meléndez, de 59 años, la devastación que dejó el huracán Harvey hace una semana en la ciudad estadounidense de Houston tuvo un efecto sobre la precaución que tomaron los puertorriqueños para recibir a Irma.

Olas en el lado holandés de San Martín.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl huracán causó importantes destrozos en las islas de San Martín y Antigua y Barbuda.

“Les mostró lo que puede pasar. Les hizo tomárselo más en serio“, le dijo a la agencia Reuters.

Pese a que el ojo del huracán no golpeó el territorio, que está bajo la jurisdicción de Estados Unidos, al menos tres personas murieron y más de un millón quedó sin energía eléctrica.

El poderoso Irma sigue avanzando hacia República Dominicana, Haití, Cuba, Las Bahamas y los estados de Florida y Georgia, en Estados Unidos.

Siendo “increíblemente peligroso” y “potencialmente devastador”, las autoridades de ambos estados en EE.UU. ordenaron evacuaciones y se preparan para lo peor.