Un terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter sacudió en la madrugada del jueves el suroeste de México y activó las alertas de tsunami en las costas del Pacífico.

Aunque el epicentro se registró a 137 kilómetros al suroeste de Tonalá, Chiapas, el sismo llegó a sentirse en la capital, a centenares de kilómetros de allí, donde también se registraron una serie de luces semejantes a las de las auroras boreales, según informaron mexicanos por las redes sociales y medios de ese país como Televisa.

¿Qué son estos estos misteriosos destellos de luz? ¿Y qué tienen que ver con el terremoto?

Carga eléctrica

Según investigadores de la Universidad Rutgers, en Estados Unidos, los destellos lumínicos se producen debido a que los deslizamientos del suelo cerca de las fallas geológicas de la Tierra generan una carga eléctrica.

Se conocen como “luces de terremoto” y han sido documentadas desde los años 1600, dice un informe de la Asociación Sismológica de Estados Unidos.

Dos días antes del terremoto de San Francisco de 1906, por ejemplo, una pareja vio rayos de luz a lo largo del suelo. Y en el caso de Quebec, Canadá, en 1988, un brillante globo de luz rosa y púrpura se avistó 11 días antes del devastador temblor.

Terremoto en FukushimaDerechos de autor de la imagenNHK
Image captionTras el terremoto de Fukushima se observaron extraños globos de luz.

En el caso del sismo de L’Aquila, Italia, en 2009, transeúntes vieron “llamas de luz” saliendo de los adoquines en el sector histórico de la ciudad segundos antes del mismo.

Quizás te pueda interesar:  Capturada mujer que extorsionaba a la alcaldesa de Santa Rosa de Osos

Y evidencias en video de numerosos rayos de luz fueron registradas por cámaras de seguridad durante el terremoto de magnitud 8,0 en Pisco, Perú, en 2007.

Más recientemente, varios videos que muestran esferas luminosas fueron publicados en YouTube, en el marco del terremoto y tsunami de Fukushima, Japón, en 2011, y algo similar está ocurriendo ahora con el sismo de México.

Modelo

Estas luces de terremoto se pueden producir antes o durante los movimientos sísmicos.

Los rayos más habituales en el cielo son el resultado de una acumulación de carga eléctrica en las nubes.

Pero los experimentos de laboratorio en la Universidad de Rutgers sugieren que estas luces se originan, en cambio, por el gran aumento de carga eléctrica en el suelo cuando la tierra se rompe.

Los resultados fueron presentados en la reunión de la Sociedad Estadounidense de Física, en 2014, por el ingeniero biomédico troy Shinbrot.

Su laboratorio creó un modelo miniatura de las tensiones, forcejeo y rupturas que suceden durante un terremoto.

Edificios destruidos por un terremotoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSi las luces se producen antes del sismo, pueden servir a modo de advertencia para escapar a tiempo de un desastre.

Llenaron tanques con diferentes tipos de granos, desde harina hasta finas bolitas de vidrio, y las agitaron de manera intermitente para crear grietas.

Observaron que esto generaba cientos de voltios de electricidad, lo que sugiere que incluso sutiles deslizamientos del suelo en las fallas geológicas son suficientes para cargar la Tierra y provocar rayos en el cielo.

El equipo liderado por Troy Shinbrot observó también otros dos tipos de materiales con partículas que se unen y deslizan de forma similar a como lo hace la Tierra en las zonas más propensas a los sismos.

Quizás te pueda interesar:  El chavismo convoca a sesiones extras

Así descubrieron que, al ser movidos, todos desarrollan un voltaje eléctrico.

Advertencia para prevenir desastres

Aún no han podido averiguar por qué se produce esta carga ni por qué algunas veces aparecen las luces y otras no.

“No todo gran terremoto está precedido por rayos. Ni después de todos los rayos que se dan en un cielo despejado son seguidos de un terremoto”, comentó Shinbrot.

Casa destruida en L'AquilaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn el terremoto en L’Aquila, se informó de un residente que, después de ver los destellos dos horas antes del sismo, sacó a su familia a un sitio seguro.

“Hemos encontrado que parecen ser los precursores de algunos grandes terremotos, de magnitud 5 o mayores. Pero la señal del voltaje no es siempre la misma. Algunas veces es alta y otras baja”, añadió.

No obstante, estas señales de advertencia luminosas podrían ayudar a prevenir desastres.

En el caso del terremoto en L’Aquila, se informó de un residente que, después de ver los destellos dentro de su casa, dos horas antes del sismo, sacó a su familia a un sitio seguro.

A partir de esto, se han iniciado proyectos para observar y registrar estas luces en zonas especialmente vulnerables a los movimientos sísmicos.