El comando de departamento de la Policía del Atlántico se encuentra al frente de un supuesto caso de violación, en la que se encuentran involucrados dos uniformados adscritos a la estación del municipio de Sabanalarga, en el centro del departamento.

De acuerdo con el relato de la víctima,  una mujer de 26 años madre de dos niños que llegó a Sabanalarga de Venezuela el pasado sábado,  el caso ocurrió el domingo a las 11:30 p.m. cuando ella se movilizaba con un amigo en una moto por las afueras del municipio. Allí fueron detenidos por un retén de 4 policías que le pidieron los documentos de la moto. Al encontrar que no contaban con los papeles comenzó la discusión de los uniformados con la mujer y su acompañante.

“Mi amigo les dijo que iba a buscarlos a la casa, pero lo acusaron de tener una moto robada. Cuando supieron que era venezolana me amenazaron con deportarme.  Luego uno de los policías me llevo hasta el monte, sacó un condón del bolsillo y me violó. Cuando el segundo venía abusar de mi, lo empuje y salí corriendo  a donde tenían a mi amigo los otros dos policías”, relató la mujer.

Aseguró que los uniformados la dejaron ir al verla alterada. “Me dijeron que como ya había pagado no nos pondrían el parte. Rompieron el comparendo y tiraron al monte”.

“Cuando supieron que era venezolana me amenazaron con deportarme”

La mujer fue de inmediato a la Fiscalía y puso la queja. al rato vio a uno de los policías que la había atacado rondando el sector. De inmediato lo denunció ante  el fiscal.

Quizás te pueda interesar:  El ELN secuestró a un soldado del Ejército en Antioquia

Regresó con hombres del CTI al lugar donde fue abusada y allí encontraron el comparendo que tiraron al monte y el condón que uso el violador. Asegura que cuando le estaban haciendo los exámenes en el hospital, unos policías  llegaron a increpar a sus amigas. “Les dijeron que estaban recogiendo 10 millones de pesos para que quitara la denuncia”, dijo.

La mujer se encuentra bajo la protección de la Fiscalía y la Oficina de la Mujer de la Gobernación del Atlántico a la espera de los resultados de Medicina Legal. Asegura que teme por la seguridad de ella y de las compañeras venezolanas que la han acompañado en las diligencias de la denuncia.

“Trabajamos en un estadero en Sabanalarga que ayer cerraron. Comenzaron acosar a los dueños”, manifestó.

Comando de la Policía investiga

El  comandante de la Policía del Atlántico, coronel Raúl Riaño, en declaraciones a la prensa local dijo que los policías investigados están en sus puestos de trabajo debido a que no fueron sorprendidos en flagrancia, y aseguró que deben obrar dentro del debido proceso.
El oficial explicó que una vez se conocieron los hechos se inició la investigación y se envió el reporte al Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI) para que inicie la investigación judicial.