Aeropuertos y viaductos reanudaron sus operaciones. Se levantaron varios toques de queda. Millones de galones de gasolina comenzaron a llegar al Puerto Everglades. Y el Versailles en La Pequeña Habana empezó a servir cafecitos en su famoso mostrador este martes.

El servicio eléctrico se reanudaba poco a poco en instalaciones clave, viviendas y negocios, aunque no lo suficientemente rápido para cientos de miles de floridanos presas del calor, cada vez más impacientes por una ráfaga de aire frío o una bebida helada en momentos que la temperatura llegaba a los 90 grados.

La recuperación estaba al máximo en todo Miami-Dade y Broward el martes, dos días después que Irma golpeó la región con horas y horas de vientos de tormenta tropical y ráfagas huracanadas que dañaron el tendido eléctrico, derribaron árboles y le complicaron la vida a millones de personas.

La buena noticia es que todas estas afectaciones son en lo fundamental temporales. Los daños causados por Irma son extensos, pero en la mayoría de los casos no graves, según las evaluaciones realizadas hasta el momento.

Las noticias no tan buenas: va a pasar un tiempo, quizás más del deseado, antes que todas las calles estén limpias de escombros, haya luz en todas partes y los niños hayan regresado a la escuela.

elnuevoherald.com

Quizás te pueda interesar:  Enfrentamientos internos han imposibilitado reparación de víctimas en la Universidad del Atlántico