Mientras que los habitantes de la Florida tratan de reponerse del caos que dejó el paso del huracán Irma por este estado al sur de Estados Unidos, las autoridades investigan las causas de la muerte de ocho residentes en un asilo de ancianos que se quedó sin electricidad por el paso de la tormenta.

La cadena Univisión reveló el jueves que el propietario del Centro de Rehabilitación de Hollywood Hill, en la ciudad de Miami, donde ocurrieron los hechos, es un colombiano, y se trata del médico barranquillero Jack Michel.

De acuerdo con las autoridades, los ancianos fallecieron el miércoles pasado después de que fueron dejados en el sofocante centro asistencial, que quedó por varias horas sin electricidad durante el paso de Irma, lo que tiene en el ojo de la polémica a Michel.

Según los primeros datos de la policía de Miami, tres pacientes fueron encontrados muertos dentro del asilo, cuatro murieron en el hospital o en camino a este, y posteriormente se determinó que un quinto falleció la noche anterior. Otros 115 pacientes lograron ser evacuados y se encuentran en evaluación en centros médicos de la zona, algunos con signos de deshidratación y otros problemas relacionados con el calor.

Tres de los fallecidos tenían más de 90 años y la víctima más joven, 70, según las autoridades.

Horas más tarde, otras 80 personas fueron evacuadas de otro centro de ancianos en la ciudad de North Miami Beach que enfrentaba los mismos problemas de abastecimiento de electricidad y, por ende, de aire acondicionado, cuando las temperaturas alcanzaban ese día los 32 grados centígrados. Univisión, la cadena de televisión estadounidense en español, reveló que Michel –graduado de la Universidad de Miami y presidente del Larkin Community Hospital, en el sur de Miami– tendrá que dar “explicaciones estatales” de lo ocurrido en el centro de rehabilitación ese día.

Quizás te pueda interesar:  Gerard Butler sorprende con su nuevo físico en las playas de México

Las autoridades indican que los hechos se produjeron, probablemente, por la inhalación de monóxido de carbono que emitía un generador eléctrico o por el calor registrado a raíz de la interrupción en el suministro de electricidad, tras el paso de uno de los ciclones más violentos del Atlántico y que al pasar por el Caribe dejó la fatídica suma de 80 personas muertas desde el pasado fin de semana hasta la fecha.

El jefe de la Policía de Hollywood, Tomas Sánchez, dijo a los medios que, además de llevar a cabo una pesquisa criminal sobre los hechos, están revisando la situación de otros 42 asilos de ancianos en la ciudad para comprobar el estado de sus pacientes.

Antecedentes

No es la primera vez que Michel tiene que responder a investigaciones oficiales. Según Univisión, en el 2006 el médico llegó a un acuerdo para pagar al gobierno federal la suma de 15,4 millones de dólares después de haber sido acusado civilmente de defraudar al Medicare –el programa de cobertura de seguridad social administrado por el Gobierno– junto con otros socios en operaciones que se remontan a finales de los años noventa.

Según la acusación, el médico colombiano recibía hasta 70.000 dólares mensuales en comisiones ilegales por remitir pacientes de varios ancianatos de la ciudad a este hospital, del cual llegó a ser propietario.

Muchos de esos pacientes recibían tratamientos innecesarios que luego eran cobrados por el hospital al Medicare.

Uno de los socios de Michel, también acusado, es el empresario Philip Esformes, quien hoy está en prisión por otro caso en el que se lo acusa del mayor fraude al programa de salud gubernamental en la historia de Estados Unidos.

Quizás te pueda interesar:  Samsung lanza su nuevo Galaxy S8 tras el fiasco del Note 7

En el acuerdo con el Gobierno, Michel no se declaró culpable ni inocente. Y hasta ahora ha evitado a toda costa hacer declaraciones a los medios de comunicación que lo indagan por estos escándalos.

“Voy a trabajar agresivamente para exigir respuestas sobre cómo ocurrió este trágico hecho”, dijo el miércoles el gobernador Rick Scott en un comunicado. “Esta situación es inimaginable. Todas las instalaciones que están a cargo de cuidar pacientes deben tomar todas las medidas y precauciones para mantenerlos seguros”, agregó.

El presidente Donald Trump, quien el jueves recorrió zonas destrozadas por el huracán en el estado, afirmó que Irma causó “un verdadero desastre” y señaló que “hay mucho trabajo por hacer”, asegurándoles a las víctimas que estaba “ciento por ciento con ellos”.