Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Francia, Emmanuel Macron, pidieron “negociaciones directas” con Corea del Norte para rebajar las tensiones tras el último disparo de misil, anunció hoy el Kremlin

Durante una conversación telefónica, los dos jefes de Estado “se mostraron unidos sobre al carácter inadmisible de una continuación de la escalada” en la península coreana, afirmó el Kremlin en un comunicado. Y están de acuerdo sobre “la necesidad de resolver esta situación extremamente complicada exclusivamente por medios políticos y diplomáticos, con la reanudación de negociaciones directas”.

Se nos está agotando la paciencia

La paciencia de Estados Unidos se agota frente a las provocaciones de Corea del Norte y, aunque la estrategia es apurar la vía diplomática, no aceptará que Piongyang continúe con “sus peligrosas amenazas”, afirmó hoy Robert Wood, representante de Washington en la Conferencia de Desarme de la ONU.

“Se nos está agotando la paciencia. La idea es maximizar las sanciones y, aunque vamos a agotar las opciones diplomáticas, no vamos a permitir que Corea del Norte continúe con sus provocaciones y con sus peligrosas amenazas”, advirtió en una rueda de prensa.

Piongyang lanzó esta mañana otro misil balístico, el décimo desde el pasado mayo, y la primera prueba armamentística desde que el Consejo de Seguridad de la ONU impuso el pasado lunes al régimen de Kim Jong-un duras sanciones en respuesta al ensayo nuclear del 3 de septiembre.

Situación ‘muy peligrosa’

Wood dijo que el régimen norcoreano ha puesto a la comunidad internacional en una situación “muy peligrosa” y que todos deberían aceptar y denunciar la “gran amenaza” que representa.

Quizás te pueda interesar:  Subintendente de la Policía, procesado por crimen del teniente Mario Gamboa

“Todas las opciones están sobre la mesa”, afirmó, cuestionado sobre qué hará Washington en caso de que las sanciones no funcionen. Insistió en que EE. UU. va a seguir presionando a todos los países del mundo para que implementen “en toda su amplitud” las sanciones ya impuestas, porque los efectos de éstas “aún no se han visto”.

“Vamos a agotar todos y cada uno de los recursos diplomáticos, pero pedimos a todos que hagan lo mismo”, dijo, en referencia a China, que según Wood “desempeña un papel esencial”.

Tema clave en la agenda

Es por ello que una de las prioridades de Estados Unidos durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, que comienza la próxima semana, será el programa nuclear de Corea del Norte y sus repetidas provocaciones.

El programa nuclear norcoreano “será uno de los temas principales de la agenda de Estados Unidos y espero que también esté en la de otros países”, dijo.

El tratado de prohibición ignora el contexto de seguridad global

La amenaza nuclear norcoreana fue uno de los argumentos de Wood para rechazar, una vez más, el tratado global para prohibir las armas nucleares, que se abrirá a firma el próximo 20 de septiembre y entrará en vigor 90 días después de que 50 países -de los 122 que lo votaron- lo ratifiquen.

“El tratado de prohibición ignora el contexto de seguridad global”, aseguró, y advirtió de que “no ayudará al desarme nuclear, no reducirá ni uno solo arsenal, porque ningún Estado nuclear lo ha firmado, por lo que no tendrá un impacto global”.

Denunció, además, que lo único que hará el nuevo pacto es “socavar” el Tratado de No Proliferación Nuclear, “el más exitoso de la historia reciente”, concluyó.