En Cuba, uno de los países más desconectados del mundo, el operador de telecomunicaciones estatal Etecsa anunció que ofrecerá acceso a internet desde el hogar en todas las provincias de la isla para final de año. El pronunciamiento beneficia a la ciudadanía que a pesar de tener internet desde hace más de dos décadas tenía numerosos inconvenientes para conectarse y que desde hace dos años lo hacía en zonas wifi públicas, con poca intimidad.

Etecsa aseguró esta semana que ampliará el servicio de internet en la isla (hasta ahora en Cuba solo funcionaba experimentalmente en algunas zonas de La Habana), inicialmente en 16 barrios o consejos de 5 provincias. El servicio, denominado ‘Nauta Hogar’ se extenderá al resto del país paulatinamente.

La noticia supone un gran paso en un país en el que hasta este año la población tenía prohibido el acceso a internet desde sus casas, salvo en el caso de los extranjeros y de contadas autorizaciones del Gobierno para profesionales y funcionarios de alto rango.

Sin embargo, el acceso al servicio no implica una mejora en la conexión. El tiempo y la velocidad de conexión no logran los estándares internacionales y las tarifas tampoco están al alcance de quienes devengan un salario de más o menos unos 29 dólares como trabajadores estatales, que son la mayoría en Cuba.

El tema del precio afecta enormemente a los cubanos, que mantienen el Peso Cubano Convertible (CUC) como una de sus dos monedas oficiales, en paralelo con el peso cubano desde 1994. El CUC desde 2004, con pequeñas variaciones, tiene una tasa de cambio de 1 dólar. Esto significa que 10 CUC son 10 dólares, casi la tercera parte del sueldo de un trabajador promedio.

Quizás te pueda interesar:  Declarar emergencia, el pedido de Buenaventura para salir del paro

Los paquetes de servicio en hogar de Etecsa serán de 30 horas de conexión con una velocidad de 1 a 4 megabytes. Por esto, los cubanos pagarían entre 15 y 70 CUC. Además, cada hora adicional de conexión, una vez el usuario supere las horas del plan, será cobrada a 2 CUC. Esto significa que si una persona quiere tener conexión las 24 horas del día y consumir habitualmente, tendría un cargo de más de 1.000 CUC mensuales. Lo que equivale a unas 34 veces el sueldo mensual promedio. 

Otro de los fallos de este sistema es que solo lo pueden contratar quienes tengan una línea telefónica fija en su casa. Según datos de la Oficina Nacional de Estadística (Onei), en 2015 existían en Cuba 996.003 líneas telefónicas fijas de uso residencial para una población de 11,2 millones de habitantes.

Las áreas públicas con wifi comenzaron a funcionar en julio del 2015 en parques y plazas de la isla con unas tarifas de conexión de 2,5 CUC por hora, que posteriormente bajaron a 1,5 CUC. La vista de docenas de personas apiñadas en los parques, sentadas en bordillos, en el suelo o recostadas en árboles y cercas se volvió algo habitual en La Habana. Un cuadro que se fue extendiendo al resto del país a medida que se ampliaban las zonas wifi.

Ese escenario recibe múltiples quejas por la incomodidad y la ausencia de privacidad a la hora de navegar y, sobre todo, de hablar por videoconferencia con los seres queridos que se marcharon de Cuba, que es uno de los principales usos que se le da a internet en la isla. Aunque antes, el cubano de a pie tenía más difícil conectarse pues para acceder a internet era necesario acudir a una sala de navegación oficial con tarifas de 4,5 CUC la hora y donde el acceso a la red tenía restricciones.

Quizás te pueda interesar:  El coletazo de Esteban Cortázar suena al ritmo de J Balvin

En la actualidad funcionan 1.006 puntos de conexión en la isla, entre áreas wifi y salas de navegación. Tras la extensión de internet a los hogares, aún queda pendiente el reto del servicio 3G o 4G, o lo que es lo mismo, que Etecsa comercialice el servicio de datos para telefonía móvil, lo que podría producirse en los próximos meses, según dijeron a Efe fuentes de la compañía.