El 2017 para Rigoberto Urán es un año de gloria, de desquite de lo que fueron años anteriores sin poder demostrar su máximo nivel. Este jueves se impuso en la Milán-Turín, demostrando un excelente estado de forma.

“Estoy muy feliz por esta victoria. Me atacaron demasiado pronto. Yo quise probar en los últimos kilómetros, porque siento que estoy en buena forma. Además, conocía muy bien esta última subida.”, aseguró el antioqueño.

Sin embargo, Rigoberto Urán solo quiere disfrutar más de lo que sus piernas le permiten hacer, sin pensar en que puede o no ganar las diferentes carreras en las que compite.

Ganar es bueno para mí, pero lo más importante es disfrutar de la carrera como ya lo hice en el pasado Tour de Francia”, añadió.

Finalmente, sobre lo que viene dijo: “Lombardia está llegando y es genial ver que estoy en buenas condiciones”.

Quizás te pueda interesar:  Acusan a hombre del sur de la Florida de matar al rival romántico de su hermano gemelo