Para la Contraloría Municipal de Manizales, “no tienen fundamento alguno” las exigencias que se les hicieron a quienes querían participar en la licitación para operar las zonas azules de parqueo en la ciudad.

El ente de control publicó un informe en el que calificó como “caprichoso”, por ejemplo, el tiempo mínimo de constitución que se le pedía a las uniones temporales o consorcios interesados. Así mismo, criticó otros puntos relacionados con variables como los años de experiencia de los licitantes o el valor que se le asignó en el puntaje final al porcentaje de participación del Municipio en las ganancias.

La entidad consideró que estos puntos están basados en un análisis que considera “débil” porque sus argumentos no surgen de estudios ni cifras concretas. “No logra ni medianamente lo que tiene por finalidad el análisis del sector, que es el conocimiento de ese mercado al que se debe ingresar a buscar los bienes o servicios para satisfacción de la necesidad”, expuso en el documento.

La adjudicación del nuevo contrato de Zonas Azules ha causado polémica en Manizales por varias razones. Por un lado, la empresa que se lo ganó, la sucursal colombiana de la multinacional Sutec, ha sido cuestionada en otros países y en Bogotá. Además, hubo cambios en la norma que regula este programa.

Pero la mayor ampolla levantada hasta el momento ha sido en materia laboral, en particular por el despido de 74 trabajadores. Esto, teniendo en cuenta que el fin original de las zonas era darles oportunidades de empleo a personas en condición de discapacidad y adultos mayores, entre otras poblaciones vulnerables.

Quizás te pueda interesar:  “Colombia sigue siendo un país difícil para ser negro”

La Alcaldía ha defendido los cambios en el programa con el argumento de que ya no era rentable porque un cambio de legislación que le exigía responder por todas las prestaciones de sus operarios y el antiguo operador, la Asociación de Personas con Discapacidad (APD), tuvo que entregar el contrato por esa razón. Además, los trabajadores ahora ganan un salario mínimo, cuando antes su ingreso en promedio era menos de la mitad.