A través de una declaración oficial, Estados Unidos anunció este jueves su decisión de retirarse de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), alegando un “sesgo contra Israel”.

Esta decisión no se tomó a la ligera y refleja las preocupaciones de los Estados Unidos con los crecientes atrasos en los pagos en la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización y la tendencia anti-Israel continua”, aseguró la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Washington establecerá una “misión de observación” en este organismo de las Naciones Unidas con sede en París, en reemplazo de su representación como miembro, dijo Nauert.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, afirmó “lamentar profundamente” la decisión de Estados Unidos, recientemente anunciada. “La universalidad es esencial para la misión de la UNESCO, para construir la paz y la seguridad internacionales frente al odio y la violencia, con la defensa de los Derechos Humanos y de la dignidad humana”, destacó Bokova en un comunicado.

La responsable de la organización confirmó que el secretario de Estado de EE.UU, Rex Tillerson, la notificó de la medida. “En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que EEUU se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos“, consideró la directora.

La organización calificó la retirada estadounidense como “una pérdida para la UNESCO, una pérdida para la familia de Naciones Unidas y una pérdida para el multilateralismo”.

Quizás te pueda interesar:  Terremoto en México: dramático operativo para rescatar a Frida y sus compañeros de la escuela derrumbada

Pese a todo, opinó que la misión del organismo que ha encabezado ocho años “no ha terminado” y que continuará con su trabajo “para construir un siglo XXI más justo, pacífico y equitativo”, para lo que se necesita “el liderazgo de todos los Estados”.

La búlgara recordó que en 2011, cuando EEUU anunció la suspensión de su contribución económica tras aceptarse la entrada de Palestina en la organización, se hizo evidente su convicción de que “nunca la Unesco había sido tan importante para Estados Unidos ni Estados Unidos para la UNESCO”.