De María Victoria Henao Vallejo, la viuda de Pablo Escobar, poco o nada se había sabido desde que se radicó en Argentina desde la década de los 1990 utilizando su nueva identidad: María Isabel Santos Caballero.

Sin embargo, su nombre y el del hijo del capo colombiano, Sebastián Marroquín, están bajo la mira de las autoridades en ese país en un caso de lavado de activos, luego de la captura del narcotraficante colombiano José Bayron Piedrahita, alias ‘Simón’, acusado en EEUU de sobornar a un agente federal con dinero y prostitutas para borrar su historial criminal.

Las autoridades de Argentina tienen información ahora de que Santos y Marroquín usaron las nuevas identidades que en los años 1990 les dio el gobierno colombiano para actuar como lazo comercial entre Piedrahita –detenido en Colombia por pedido de extradición de EEUU– y el empresario y abogado argentino Mateo Corvo Dolcet, también detenido.

Según reveló el diario Clarín, documentos en manos de las autoridades constatarían que Santos y Marroquín llevaron al capo Piedrahita como inversionista del proyecto de Corvo Dolcet en Buenos Aires.

Los documentos fueron hallados durante el allanamiento a la mansión de Corvo Dolcet luego de que fuera capturado, el pasado 29 de septiembre.

Dolcet era hasta ese entonces la cabeza de un enorme proyecto inmobiliario en Argentina, entre otros negocios, a través de los cuales habrían lavado entre 10 y 15 millones de dólares desde el 2008, añade la investigación del Clarín.

descarga

En un documento privado, firmado por la viuda de Escobar y el hijo del fallecido capo, se determinó que, a cambio, recibirían una comisión de 4.5 por ciento del total de la inversión, suma que habría sido desembolsada el 15 de febrero de 2011.

Quizás te pueda interesar:  Capturado primo de Emilio Tapia por presunto lavado de activos

elnuevoherald.com