La celebración del día de las brujas en Nueva York terminó en tragedia. En lo que es el primer atentado con víctimas mortales en la ciudad desde los del 11 de septiembre del 2001, y el primero en el que se usa el atropellamiento con vehículo, que se volvió frecuente en Europa, un hombre de origen uzbeko embistió a ciclistas y transeúntes en una zona del sur de Manhattan, provocando la muerte de ocho personas, entre ellas cinco argentinos y una belga, y heridas a 12.

De acuerdo con los informes oficiales, el hombre, que conducía una camioneta de alquiler de las ferreterías Home Depot, irrumpió en un carril para bicicletas en el suroeste de la isla y arrolló a la mayoría de las personas a lo largo de unas quince cuadras. El vehículo terminó chocando contra un autobús escolar y el atacante salió de la camioneta empuñando una pistola de perdigones y otra de paintball, antes de recibir uno o varios disparos en el abdomen y quedar detenido.

Según medios locales, testigos de los hechos oyeron cómo gritaba “Allahu akbar” (Dios es grande). La policía solo confirmó que el sujeto, al salir del vehículo, lanzó algunos gritos que eran “consistentes con la calificación de acto terrorista”.

En cuanto a los argentinos, el ministerio de Exteriores de este país confirmó a través de un comunicado que cinco ciudadanos argentinos fallecieron el miércoles. Era un grupo que estaba celebrando el 30.º aniversario de su graduación en la Escuela Politécnica de Rosario: Hernán Diego Mendoza, Diego Enrique Angelini, Alejandro Damián Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi. Por su parte, Martín Ludovico Marro se encuentra internado en el Presbiterian Hospital de Manhattan, recuperándose de las heridas sufridas y fuera de peligro.

 Pánico en Manhattan: furgoneta atropella a transeúntes
Barba larga

Quizás te pueda interesar:  "Las Farc faltan a la verdad": De la Calle

Las imágenes difundidas en redes sociales y reproducidas por la televisión mostraron al sujeto con una barba larga, caminando por la calle y portando las dos pistolas. El atentado se registró hacia las 15:05, hora local, muy cerca de una escuela secundaria y otra primaria, mientras los niños de la mayor ciudad del país celebraban el Halloween y se paseaban por el lugar disfrazados.

El presidente Donald Trump condenó el ataque y dijo que es “una persona muy enferma” y “perturbada”, mientras que el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, no dudó en calificarlo de “atentado terrorista”: “Déjenme ser claro, basados en la información que tenemos a este momento, este fue un acto de terrorismo, y un acto de terrorismo particularmente cobarde (…) dirigido a civiles inocentes, dirigido a personas que viven sus vidas y que no tenían idea de lo que les iba a suceder”.

Padres preocupados intentaban cruzar las calles bloqueadas, gritando ‘¡Mi hijo está allí!’, o aguardaban inquietos en la puerta de una escuela primaria.

“No vi el tiroteo, pero llegué allí unos 30 segundos después. Vi dos mujeres y niños que corrían hacia mí y gritaban ‘¡Tiene un arma! ¡Tiene un arma!’ ”, dijo un testigo, John Williams, un joven de 22 años que se dirigía al parque a hacer skate. “Había un fuerte olor de pólvora”. “Había un hombre herido en el piso. Parecía como si hubiese recibido un disparo. Estaba rodeado por policías y paramédicos”, contó.

Los hechos se produjeron no muy lejos de la llamada ‘zona cero’, donde hace 16 años otro ataque terrorista sembró el terror con la destrucción de las Torres Gemelas.

Quizás te pueda interesar:  Quintana tendrá que defender 53 segundos en el crono de mañana si quiere ganar el Giro

Este es el primer acto terrorista en Nueva York desde la explosión de una bomba casera en septiembre de 2016 en Chelsea que dejó 31 heridos leves. Y la primera vez que hubo tantas víctimas mortales en Nueva York desde que un veterano del ejército estadounidense arremetió con su auto contra peatones en Times Square, matando a una joven de 18 años e hiriendo a 22 personas más el 18 de mayo pasado.