Una nueva tragedia minera ocurrió en Antioquia. Este 31 de octubre, dos hombres quedaron atrapados por el desplome en una bocamina, en la vereda Manizales, del municipio de San Roque (Nordeste antioqueño).

Los organismos de socorro rescataron uno de los cuerpos a las 11 p.m., aproximadamente, mientras que un segundo cuerpo ya fue avistado, si bien, no han logrado sacarlo del lugar, según informó Freddy Rodríguez, alcalde del municipio, quien añadió que otro minero que estaba en el lugar logró salir con vida.

De acuerdo con Liz Margareth Álvarez, secretaria de Minas de Antioquia, el cuerpo que lograron rescatar e identificar corresponde a Arvison Arley Marulanda Vallejo.

“En la bocamina ilegal, estaban empezando a hacer el túnel que se encontraba en vertical casi 18 metros. Cuando entraron los mineros, la capa vegetal estaba muy sensible y les cayó encima”, agregó la funcionaria, quien también lamentó que esta tragedia se suma a otras cuatro muertes de mineros en el último mes: tres en Buriticá y uno en Amagá.

Esta emergencia se enmarca en una problemática por la práctica de minería ilegal en San Roque, donde se avanza en el proceso de formalización con mineros artesanales y tradicionales.

Álvarez hizo un llamado para que los mineros no arriesguen sus vidas en estas prácticas ilegales. El alcalde confirmó que tienen identificadas unas 80 bocaminas ilegales en este momento.

El lugar donde ocurrió la tragedia, afirmó la secretaria, no pertenece al título minero del proyecto Gramalote que se desarrolla en el municipio, en cabeza de la empresa AngloGold Ashanti.

“El lugar del accidente está muy lejos del sector de Gramalote, pues Manizales es una vereda a unos 17 kilómetros de San Roque y 14 kilómetros de Providencia, que es donde esta proyecto de Gramalote”, apuntó Álvarez.

Quizás te pueda interesar:  Turba enardecida impidió paso de asiáticos con cajas de billetes custodiados por GNB

Los equipos de salvamento que participan en las labores de rescate son la Agencia Nacional de Minería, tropas de la Séptima División del Ejército, el consejo municipal de gestión del riesgo y el equipo de protección del proyecto Gramalote.