Al hablar del zoológico de Barranquilla, es casi imposible no acordarse del elefante africano que allí habita hace 26 años y 7 meses, más conocido por todos como Tantor, y quien es uno de los más queridos por quienes han visitado el parque.

Hace dos años, el animal sufrió una fractura en el colmillo derecho que le ha generado molestias, durante ese tiempo fue tratado diariamente en el colmillo, pero no se le había podido hacer el tratamiento antes por la dificultad para traer al país el anestésico necesario, que solo es producido en un laboratorio en Sudáfrica.

No se sabe con certeza qué pudo ocasionar la fisura en el colmillo del elefante, pero pudo ser por haber forzado el diente contra un elemento más fuerte, posiblemente de metal o cemento.

Sin embargo, la lesión no le ha impedido comerse los 20 kilogramos de concentrado, 180 de pasto y los 100 de ahuyamas, guineos verdes y zanahorias que diariamente le suministran sus cuidadores en el zoológico.

Para curar la fisura, el próximo 11 de noviembre a Tantor le será practicado un tratamiento de conducto que tiene un costo de unos 25 millones de pesos.

Equipo de expertos

En la intervención participarán especialistas de la talla de Henrique Guimarâes Riva, jefe de veterinaria del Zoológico de Barranquilla; Carlos Sánchez, director de Servicios Veterinarios de Fort Worth Zoo (Estados Unidos), y Barron Hall, odontólogo veterinario del Zoológico Nacional de Washington.

Además, contarán con la ayuda de los dentistas Ana María Erazo y William Gonzáles, que aplicarán sus conocimientos en odontología para humanos en el procedimiento.

Quizás te pueda interesar:  El TLC entre Colombia y Corea del Sur es un hecho

“Haremos una limpieza, quitamos todos los residuos que están dentro del colmillo y luego se rellena para evitar que la infección vuelva a acceder el conducto”, informó Guimarâes.

Realizar cualquier tipo de intervención a un animal de la magnitud de Tantor resulta complejo, es por eso que le será aplicada una potente anestesia general para poder inmovilizarlo, y el equipo médico tendrá a su disposición grúas y herramientas de elevación para mover al elefante, en caso de necesitarlo. También dispondrán de un reversor de la anestesia que le será aplicada al finalizar el procedimiento.

El tratamiento de conducto tendrá una duración aproximada de 4 horas, y al ser finalizado el animal no va a tener ninguna restricción. El elefante va a despertar y se mantendrá en un período de observación que no le va a impedir volver a su hábitat, ni alimentarse normalmente.

La Fundación Zoológico de Barranquilla ha impulsado por medio de redes sociales la campaña ‘Elefante al dentista’, con la que busca que ciudadanos sumen sus donaciones para el tratamiento. Varias empresas han hecho sus aportes para ayudar a costear el tratamiento, pero no son suficientes.

Las personas que quieran ayudar a costear el procedimiento dental, pueden hacerlo a través de lavaquinha.com/elefantealdentista, con donaciones que van desde 20 mil hasta un millón de pesos.