22 años de cárcel le esperan en Colombia al cerebro de la pirámide DMG, David Murcia Guzmán, quien está a punto de terminar su condena en Estados Unidos.

Murcia Guzmán terminará esta semana de pagar una sentencia de nueve años de prisión en Estados Unidos por el delito de lavado de activos.

Murcia Guzmán permanece en la prisión Moshannon Valley, en Pensilvania, en donde espera que se inicie su proceso de deportación a Colombia. Para el sábado está prevista su salida de prisión.

En redes sociales de personas cercanas al cerebro de la pirámide más grande que funcionó en Colombia, el condenado ha manifestado que le preocupa su seguridad cuando regrese a Colombia.

“Si algo me llega a pasar, es culpa del gobierno Colombiano”, sostuvo Murcia Guzmán.

Igualmente ha señalado que por cuenta de su condena en Estados Unidos se divorció de su esposa Jhoanne León, quien fue juzgada en Colombia por captación ilegal.

“Se dijeron muchas mentiras sobre mi (…) hubo una persecución exagerada contra mí“, señaló Murcia Guzmán a través de la página Familia DMG en la que se adelanta la campaña ‘Liberen ya a David Murcia’.

La Corte Suprema de Justicia inadmitió las demandas que interpuso David Murcia Guzmán, con las que pretendía tumbar la condena y dejó en firme el fallo en su contra.

Sin embargo, el alto tribunal bajó de oficio la condena y la multa contra Murcia al encontrar que se tasó de manera equivocada por parte del Tribunal Superior de Bogotá.

En agosto del 2013, el Tribunal Superior de Bogotá ratificó en segunda instancia la condena de 30 años de prisión y 50.000 salarios mínimos contra Murcia, por los delitos de captación masiva y habitual de dineros y lavado de activos.

Quizás te pueda interesar:  Jimmy Morales, nuevo presidente de Guatemala

No obstante, la Corte Suprema aseguró que la condena debía ser de 22 años y 10 meses de prisión y la multa de 25.700 salarios mínimos mensuales vigentes, más de 17.000 millones de pesos.

La Sala Penal de la Corte bajó de oficio el monto de la condena al encontrar que el Tribunal no tuvo en cuenta que no podía aplicar simultáneamente en el caso de Murcia dos aumentos de pena por hechos ocurridos en el 2007 y 2008.