Que le reclamen al Congreso por los incumplimientos que puedan surgir de la no aprobación de las normas que tienen que ver con la implementación del acuerdo de paz, dijo este lunes el ministro del Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo,a propósito de la conflictividad social surgida en el occidente colombiano. Pero también responsabilizó a las Farc de un fracaso en la consecución de los objetivos de la paz “si no colabora de manera decidida con la erradicación y sustitución de cultivos ilícitos en el Pacífico”.

Murillo forma parte del equipo destacado por el Gobierno para atender las reclamaciones indígenas, pero también ha sido pieza clave en la recuperación de Buenaventura y del Pacífico.

¿Por qué dice que las Farc son responsables si fracasa la búsqueda de la paz?

En términos de seguridad, Buenaventura pasó de las nefastas casas de peligro y unas tasas de homicidios superiores a 80 por cada cien mil habitantes a solo 11. Es decir, muy inferior al promedio nacional y a la de Bogotá. Esto después de dos años de implementación de un plan de choque con elementos de seguridad, desarrollo social y crecimiento de la economía local. Pero esos resultados están en riesgo si el Congreso no aprueba las leyes que dan las herramientas para la implementación del acuerdo de paz y si las Farc no colaboran de manera decidida con la erradicación y sustitución de cultivos ilícitos en el Pacífico.

¿Qué pasó con el proyecto de ley que compromete recursos para Buenaventura?

Para Buenaventura se aseguraron recursos de alrededor de 1,5 billones de pesos para las vigencias de 2017 y 2018 y se construyó de manera participativa con las comunidades el proyecto de ley que crea el Fondo Patrimonio Autónomo para la ejecución del plan especial de desarrollo de esa ciudad. Este proyecto de ley tiene mensaje de urgencia. Esperamos que sea aprobado pronto por el Congreso.

Quizás te pueda interesar:  La vida de Daniela, la realidad de muchos

¿Cuál es su preocupación por la demora del Congreso en tramitar algunas leyes?

Las movilizaciones sociales sin vías de hecho deberían dirigirlas al Congreso, que al no aprobar la agenda de la paz pone en riesgo los avances que se han dado en la concertación con pueblos afrodescendientes e indígenas. Están cerrando la luz de oportunidad y esperanza para la otra Colombia, que ha sufrido con el conflicto armado y que siempre ha apoyado la paz.

¿Qué avances hay en el diálogo con los indígenas?

Por instrucciones del presidente Santos, un grupo de ministros, viceministros y altos funcionarios hemos estado despachando desde el occidente del país desde hace ocho días. El Gobierno tiene la voluntad de escuchar a los indígenas. Santos ha dicho que el país tiene una deuda histórica con los pueblos indígenas. Por decisión de este gobierno, las comunidades indígenas manejan hoy de manera autónoma los recursos de la salud, educación, agua potable y saneamiento básico.

¿Ha mejorado el clima en el diálogo con la minga?

El gobierno del presidente Santos respeta la protesta social y las movilizaciones, pero sin vías de hecho. Saludamos que se haya reanudado el diálogo y se dé paso en las vías. Tenemos que pasar del conflicto a la colaboración.

¿Qué fue lo que lo motivó a quedarse en el Gobierno y a renunciar a Cambio Radical? 

Fue por coherencia de lo que he estado haciendo y planteando a nuestras comunidades en el Pacífico y en el Chocó. Fue un hecho de convicción, quedarme en el Gobierno adecuando una agenda de paz; yo he sido un convencido en que el país siga por esa senda y que el conflicto armado tenga una salida política y negociada.