Nigeria hizo ver mal a Argentina y España bajó el nivel en Rusia

0
30

Argentina, sin Lionel Messi, protagonizó el mayor batacazo de los equipos que acudirán al Mundial de Rusia, en los juegos amistosos que se disputaron este martes, tras perder 2-4 ante Nigeria en una jornada en la que España sufrió en Rusia para empatar 3-3. 

El equipo de Jorge Sampaoli mantiene la misma línea que en la fase de clasificación. No corrige los errores que le hicieron sufrir para llegar al Mundial y, sin Messi, la selección albiceleste pierde muchos puntos.

En esta ocasión, fue Nigeria la selección que se encargó de sonrojar a Argentina. Aunque mostró algunos brotes verdes con las actuaciones de Sergio Agüero (sufrió una lipotimia en el descanso y tuvo que acudir al hospital) y de Cristian Pavón, en líneas generales Argentina mostró un juego caótico que provocó la primera derrota de Sampaoli desde que llegó al banquillo (sumaba cuatro triunfos y tres empates entre amistosos y encuentros de clasificación).

Pese a que Éver Banega abrió el marcador con un lanzamiento de falta y Agüero hizo el 0-2 en el minuto 36 tras un gran pase de Pavón, Nigeria reaccionó para marcar cuatro goles que acabaron con el cuadro suramericano. 

El correcto primer tiempo argentino fue un espejismo y Kelechi Iheanacho, Alex Iwobi con un doblete y Brian Idowu, dieron la vuelta al marcador. Especialmente doloroso fue el cuarto tanto para Javier Mascherano, que recibió un túnel de época de Idowi que fotografió la debilidad defensiva de Argentina.

España, ahí no más, relajada

En Rusia, España quería refrendar el buen partido que completó ante Costa Rica en su anterior amistoso (5-0) y no pudo ofrecer la misma imagen. Los hombres de Julen Lopetegui, que hizo varios cambios en el once, se relajaron en exceso, desperdiciaron una ventaja de dos goles y empataron 3-3 con dos tantos de Sergio Ramos gracias a un par de penaltis como mínimo, amables.

España
Por lo menos, Lopetegui sonrío con el buen momento de forma de Jordi Alba y Marco Asensio. El primero ha vuelto a ser el jugador eléctrico del año pasado y coronó su actuación con el primer gol de España, mientras que el segundo, sin Isco, se convirtió en el jugador referencia del campo.

Rusia respondió a España con el doblete de Fiódor Smolov y con el tanto de Aleksey Miranchuk. Después, el equipo de Lopetegui sufrió un juego de correcalles al que no está acostumbrado y acabó con un empate con el que consiguió un aprobado pero no llegó al sobresaliente de su anterior envite.

Alemania y Francia, empatados

Otro de los partidos de la jornada, el Alemania-Francia, acabó en empate (2-2) con un gol en el tiempo de descuento gracias a una buena triangulación entre Mesut Özil, Mario Götze y Lars Stindl que resolvió el último para desesperación del cuadro de Didier Deschamps.

Alemania se mantiene invicta durante 21 partidos consecutivos (16 victorias y 5 empates, su última derrota fue en las semifinales de la pasada Eurocopa ante Francia), y anuló el doblete de Alexander Lacazzete, que sentó en el banquillo a Antoine Griezmann.

El jugador del Atlético de Madrid jugó los últimos 14 minutos. Además, Timo Werner, marcó su séptimo gol con Alemania en diez partidos.

Menos dinámico fue el Inglaterra-Brasil, que acabó sin goles en el estadio de Wembley. Joe Hart y el poste de su portería fueron los culpables de que el combinado suramericano no se llevara la victoria en un choque que dominó más que su rival.
El portero del West Ham frenó en un mano a mano a Philippe Coutinho y su palo derecho rechazó un disparo de Fernandinho. Esas fueron las ocasiones más claras de un choque al que faltó Harry Kane. Sin él sobre el campo, a Inglaterra le faltó pólvora.

Mejor le fueron las cosas a Colombia, que tampoco contó con su estrella, James Rodríguez, con permiso de José Pékerman para volver a los entrenamientos con el Bayern Múnich.

Sin embargo, su ausencia no la notó Colombia, que ganó 0-4 a China en Chongqing. Felipe Pardo, Carlos Bacca y un doblete de Miguel Borja, marcaron para cerrar con éxito la gira asiática del combinado tricolor.

Uruguay no pudo ganar a Austria en el Ernst Happel Stadion de Viena pese a que Edinson Cavani anotó su cuadragésimo tanto con la camiseta charrúa. Con cuatro cambios respecto al equipo que empató sin goles frente a Polonia, cedió 2-1 ante el cuadro centroeuropeo con un tanto de Louis Schaub a tres minutos del final.

Bélgica aburrió y no mejoró la pobre imagen que ofreció ante México. El equipo de Roberto Martínez ganó 1-0 con una diana de Romelu Lukaku, que se convirtió, con 24 años, en el máximo goleador histórico de los Diablos Rojos. Su tanto, el número 31 en su cuenta particular, adornó un choque que no quedará en el recuerdo.

Corea del Sur y Serbia empataron 1-1 en Ulsan, a 400 kilómetros de Seúl. De nuevo fue protagonista el jugador del Tottenham Son Heung-Min, que después de marcar dos goles a Colombia el pasado viernes, volvió a marcar un tanto de penalti para su selección.

Después, en la segunda parte, Adem Ljajic aprovechó un fallo de la defensa rival para igualar un choque sin demasiada historia. Mientras, Islandia, que perdió 1-2 ante la República Checa en su anterior amistoso, volvió a pinchar. Esta vez, con muchos suplentes, empató ante un equipo menor como Catar, que con un tanto en el descuento de Mohammed Muntari igualó la diana de Vidar Orn Kjartansson en la primera parte. El cuadro nórdico tiene que afinar su maquinaría de cara al Mundial de Rusia.

Quizás te pueda interesar:  El histórico precio que podría registrar el dólar en este diciembre

Hungría cerró la semana negra de Costa Rica con una victoria en Budapest por 1-0 con un tanto en la primera parte de Nemanja Nikolics, mientras que Panamá cedió ante Gales con el mismo resultado y con un tanto de Tom Lawrence que acabó con la resistencia del cuadro centroamericano.

Cerró la serie de partidos el Portugal-Estados Unidos. Sin Cristiano Ronaldo, el combinado de Fernando Santos no pasó del empate a un gol. El lateral izquierdo del Getafe Vitorino Antunes marcó el tanto del conjunto luso para responder a la diana de Weston McKennie. Después de seis victorias consecutivas entre amistosos, Copa Confederaciones y partidos de clasificación para el Mundial, Portugal cedió un empate.