0,0016735 fracciones de bitcóin fue lo que logré conseguir con 50.000 pesos. Es extraño y hasta engorroso pensar en fracciones para realizar transacciones. No lo niego, tantos ceros confunden; aunque fue necesario entender el funcionamiento de la moneda digital para aventurarme a comprar. Para que se haga una idea, el bitcóin (BTC) se divide en ocho decimales, por eso si usted adquiere una unidad, en realidad recibirá 1.00000000 BTC. Entonces, las fracciones aparecen cuando pensamos en un cuarto o medio (o incluso menos) BTC. Tenga en cuenta que un medio bitcóin equivale a 0,50000000.

Adquirir BTC fue un proceso rápido y curioso; aunque no fue tan sencillo como lo esperaba. A nivel local, el catálogo de páginas web para comprar monedas virtuales es reducido, por eso para cerciorarme de llegar al lugar indicado y seguro (por supuesto), hablé con expertos y con conocidos para escuchar sus experiencias.

Al no estar regulada y al no contar con el respaldo de los bancos en Colombia, el bitcóin genera cierto recelo, sobre todo cuando se quiere comprar grandes cantidades. Hasta este lunes, un bitcóin se conseguía en 33 millones de pesos. Para comprar 50.000 pesos en bitcóin lo hice en un sitio web popular que permite comercializar todo tipo de criptomonedas en 248 países. La página es como un Amazon: se puede vender o comprar productos, pero solo monedas digitales.

En Colombia, por día puede haber 36 vendedores en esa plataforma en línea y cada uno establece requisitos diferentes. Con ello me refiero a que fijan horarios de venta, bancos, tipo de transacción (depósitos en efectivo, giros, etc.) e, incluso, algunos solicitan cédula o pasaporte (la página ofrece recursos para escanear esos documentos) para realizar la compra. De hecho, la gran mayoría solicita, primero, hablar por WhatsApp para pactar el acuerdo. Si no se cumple con los requisitos solicitados, el comprador no libera o desembolsa las monedas. Por cierto, cada vendedor ofrece tiempos de liberación diferentes. Pueden oscilar entre tres y 64 minutos.

Quizás te pueda interesar:  Bacca puso a ganar al Milan frente al Bologna

Entonces, para dar con el comprador ideal, navegué en la página durante casi una hora. No lo niego, tenía miedo de perder mi dinero porque ¿quién me aseguraba que iba a recibir mis bitcóins una vez realizará el pago? Debido a que la mayoría de los vendedores establecen límites de venta muy altos (pueden ir desde seis hasta 30 millones de pesos), encontrar un usuario con estándares inferiores no fue fácil. Además, debía asegurarme de que el vendedor tuviera calificaciones positivas. Cuando al fin encontré, le escribí por el chat que ofrece la página. Me explicó sus requisitos y me envió su cuenta bancaría.

Hice la transacción desde la app de mi banco y le escribí para informarle que ya había consignado el dinero. Pasaron alrededor de 20 minutos y el vendedor liberó mis 0,0016735 fracciones. Debo decir que en algún momento pensé que había perdido los 50.000 pesos. Las fracciones quedaron depositadas en mi cuenta de la página web y el vendedor me advirtió que no olvidara calificar sus servicios.

Los riesgos en el país

Conversé con Rodolfo Andragnes, director ejecutivo de la ONG Bitcóin Argentina, y me recomendó que luego de comprar las monedas se deben transferir a una billetera virtual para evitar posibles robos. Esa transferencia se hace mediante un enlace que genera cada billetera virtual y la plataforma, donde realicé la compra, cobra una comisión por la transferencia.

Andragnes me comentó también de los riesgos de las pirámides con criptomonedas, una tendencia que, según los expertos, crecerá en el 2018. “Las pirámides son bastante sencillas de identificar, pues no existe la posibilidad de prometer una rentabilidad en el ecosistema de bitcóin. Si alguien le ofrece eso, es muy probable que sea estafado. Comprar bitcóin significa tener una billetera virtual y recibir el dinero invertido equivalente en bitcóin. No hay posibilidad de tener un retorno”, añadió.

Quizás te pueda interesar:  Osorio realiza su primera convocatoria como entrenador de México

De hecho, el superintendente Francisco Reyes Villamizar sugirió a los colombianos tener cuidado con esta clase de promesas. “Porque las denominadas criptomonedas no son consideradas una divisa, no tienen el respaldo de un país o de un banco central que pueda garantizar que allí hay una seguridad en la inversión”, dijo Reyes.

De igual manera, es importante tener en cuenta que para el Banco de la República “los riesgos de posibles pérdidas económicas en la adquisición, negociación y transferencia de las criptomonedas (como el bitcóin) recaen de manera exclusiva sobre quien voluntariamente participe en dichas actividades”.

Por el momento, aún no he definido lo que voy a hacer con las fracciones de bitcóin. He estado investigando y en el país hay tiendas en línea que permiten comprar productos (naturales, por ejemplo) con la criptomoneda. 

Aunque, como es muy probable que el precio del BTC siga subiendo, Andragnes me sugirió ahorrar “debido a que la moneda se va valorizando con el tiempo”.