Mientras que miles de personas desafían el toque de queda ordenado por el Gobierno, luego de los disturbios por la lentitud en el conteo de votos de la elección presidencial del 26 de noviembre, el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) llamó este martes a la alianza opositora izquierdista a cotejar más de 5.000 actas electorales ante sus denuncias de un supuesto fraude.

David Matamoros, presidente del TSE, instó a la Alianza de Oposición Contra la Dictadura a presentar “copias certificadas” y compararlas con las “actas originales” para verificar las denuncias de “robo” a su candidato, el presentador de televisión Salvador Nasralla.

Coordinada por el expresidente Manuel Zelaya, derrocado en el 2009, la oposición denuncia que 5.174 actas, el 30 por ciento del total, fueron alteradas la semana pasada durante varios cortes en el conteo del TSE. 

Los reclamos opositores de fraude han desatado protestas, algunas de ellas violentas por el choque de manifestantes con policías y militares. Mientras miles de hondureños se sumaban a los cacerolazos contra el posible fraude, la noche del lunes cientos de policías antidisturbios anunciaron que no saldrán a las calles a reprimir las protestas que llevaron al Gobierno a declarar un estado de sitio. 

Con 99,98 por ciento de las actas escrutadas, Hernández, de 49 años, aparece al frente con 42,98 por ciento de los votos mientras que Nasralla, de 64, obtenía el 41,39 por ciento.

La misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo el lunes en la noche que la pequeña diferencia en los resultados de la elección y los problemas en los comicios no le permiten tener certeza sobre el recuento de votos.