La Corte Suprema de Justicia le ordenó al Ministerio de Salud que autorice el envío de embriones congelados de una pareja de extranjeros hacia Estados Unidos, en donde quieren adelantar el proceso de fecundación in vitro, solicitud que les había sido negada por la falta de regulación en el país en este tema.

El alto tribunal aseguró que, a pesar de que en Colombia no hay una reglamentación clara sobre la fecundación in vitro y el transporte de embriones a otros países, “la decisión frente a la suerte de los preembriones sobrantes debe descansar, en principio, en la pareja”.

También estableció que, en caso de que no haya un acuerdo entre la pareja, los tribunales de justicia son los que deben resolver cada situación “utilizando la ponderación y el análisis fáctico respecto a la posición jurídica concreta de los preembriones congelados”.

El alto tribunal manifestó que los organismos tienen la obligación de garantizar la libre reproducción humana, el derecho a la autonomía de la persona para que acuda a los procesos reproductivos que necesite, la unidad familiar, el libre desarrollo de la personalidad, la protección y garantía de derechos sexuales y reproductivos, entre otros.

Así, dijo que para revisar controversias sobre el futuro de embriones congelados se deben tener en cuenta los derechos humanos como la vida digna, la intimidad, el deseo de tener una familia, el bienestar de la sociedad y la igualdad.

El caso se inició por una acción de tutela que presentaron dos ciudadanos extranjeros que no han podido fecundar y se han realizado tratamientos en Colombia, con el fin de que se les permitiera sacar sus embriones de Colombia con el fin de iniciar un proceso de maternidad subrogada en Estados Unidos.

Quizás te pueda interesar:  Recuperan séptima victima mortal por naufragio de embarcación en Guatapé

El centro de fertilidad colombiano, donde han mantenido el material genético desde el 2014 al 2017 les respondió que no era “procedente el retiro de los embriones criopreservados del territorio nacional en virtud de que aún a la fecha no existe normatividad en nuestro ordenamiento juridico que se haya ocupado de la regulación de la materia específica”. Esto por un concepto emitido por la dirección de Medicamentos y Tecnologías de la Salud del Ministerio de Salud.

Al no haber reglas, pidieron que se les aplicaran las relacionadas con el envío de material biológico como la medula ósea o bancos de sangre, algo que sí está reglado en el país.

Ante la tutela, la Corte aseguró que en el país aún no se ha dado el debate sobre qué son estos embriones congelados para los procesos de fecundación invitro, por lo que la ley no ha dicho si son cosas con dueño o si son personas con protección legal.

Sin embargo, la Corte dijo que, para dar por lo menos una regulación aunque no específica, se deben tener en cuenta las normas internacionales. 

En este sentido estableció que la decisión sobre el “traslado de los preembriones sobrantes (criopreservados) objeto de debate, de acuerdo con lo dicho por el Instituto Antioqueño de Fertilidad Humana, procede de los accionantes (la pareja de extranjeros) quienes pretenden adelantar, en otro país, la fertilización in vitro, lo que requiere que se haga la entrega y envío, bajo ciertas condiciones técnicas-científicas, para lo cual es indispensable la autorización, señalando los parámetros, que debe expedir la Dirección de Medicamentos y Tecnologías en Salud del Ministerio de Salud”, dijo la Corte.

Quizás te pueda interesar:  Periodista argentino insulta a Pekerman y sus jugadores

El alto tribunal dice que las instituciones del país no pueden escudarse en que no hay reglamentación porque esto viola los derechos de las personas a su procreación.